Ana Laura, la mujer que desnudó a la ASEG

Hoy puedo decir que finalmente estoy lista para encararte. ¿Cómo pudiste hacer esto?
Eres un adulto, eras un doctor.
(Palabras de Ashely Erickson en juicio contra médico Larry Lasser
acusado y sentenciado por abuso sexual, Estados Unidos, 2017)

 

…Hablar, dar a conocer mi nombre y mi caso a medios de comunicación fue un acto de consciencia y desesperación para acceder a la justicia que se me había negado después de varios meses siguiendo la ruta de denuncia institucional…

Mi primer encuentro Ana fue hace algunas semanas, a petición expresa,  elegimos un café con las condiciones para tener una larga y confidencial conversación, su testimonio preliminar así lo requería. Me había contactado semanas previas por medio de mi red social donde de forma  general y clara me planteaba en algunos párrafos su estado de angustia y desesperación por su condición laboral y personal ante la falta de respuesta por la queja que había presentado iniciado el pasado mes de junio contra su entonces jefe David Pérez López, ambos servidores públicos de la Auditoria Superior del Estado de Guanajuato, por sus siglas ASEG.

Originaria de Salamanca, formada en el seno de una unida familia de cinco integrantes, es Contadora Pública y Maestra en Administración por la Universidad de Guanajuato. A muy temprana edad, Ana decidió dedicarse a las tareas numéricas, lo aprendió en un primero momento de su padre, también de profesión Contador Público,  con el paso del tiempo y el desarrollo de sus habilidades iniciales lo ha asumido como una convicción, trabajar para combatir la corrupción, así lo cree y me lo repite en cada conversación que tenemos a propósito de su trabajo del que se expresa con pasión y compromiso: he encontrado en la contabilidad una herramienta para perfeccionar el quehacer público, cuando hago visitas a la instituciones hay quienes se sorprenden de lo que logramos observar a través de los números, aún y cuando es muy difícil por todo lo que se trata de esconder, he recibido comentarios como, a usted no se le va nada.

…Yo estaba muy contenta en mi trabajo, hasta que comenzó el acoso por parte de mi ex jefe en el año 2013, a partir de ahí todo cambió mi dinámica laboral, mis emociones, mi salud, mi cuerpo, mi forma de relacionarme con mis compañeros el miedo comienza a invadirte hasta rebasarte…

La primera experiencia laboral la va formar con el hábito de las largas e intensas jornadas, después de presentar una serie de exámenes es seleccionada para trabajar en despacho especializado Deloitte, sede Querétaro, ahí estaría tres año y medio hasta que decidió regresar a Guanajuato con el propósito de realizar estudios de postgrado y conocer nuevas alternativas laborales, es cuando después de aplicar proceso de selección para ser auditor ingresará a la ASEG, era septiembre del año 2007.

A los pocos meses de su ingreso logrará obtener la base, durante los primeros cinco años su jefa era una mujer, hasta el 2013 cuando después de presentar por una serie de promociones y ser nombrada “auditor encargado”, al cambiar su posición laboral, cambian sus circunstancias totalmente, “yo no sabía lo que me esperaba”.

…Yo tenía la idea de que era el acoso, pero no sabía que estaba penado por la ley, no sabía cómo se manifestaba, nunca había presenciado un caso, yo solo sabía que algo no iba bien y se lo hacía saber a mis jefes. En mi trabajo previo, en la iniciativa privada, las reglas eran muy claras en la interacción entre el personal tanto en los espacios laborales como en convivios fuera de jornada…

En el año 2010 el papá de Ana muere, sus hermanos ya habían formado sus respectivas familias, el cuidado de su madre y conservar su trabajo para poder apoyar en casa eran sus prioridades. Estas condiciones explican la tolerancia inicial que mostró Ana ante el acoso de su jefe, una prudencia que hoy asume fue la principal condición de riesgo.

…En mi casa nos formaron con valores, y eso siempre lo tuve presente. A los meses de ser promovida al área de David comenzó a llamarme a mi celular los días viernes, sin abordar temas de trabajo las conversaciones eran largas en tanto yo esperaba instrucciones de trabajo. Mis respuestas eran cortantes, me molestaba que invadiera mis espacios personales.
Los siguientes viernes opté por no contestar las llamadas, al no hacerlo comenzaron los mensajes, uno ellos donde me escribe “buena”, después se disculparía, aunque su comportamiento no cambiaba. A la llamadas y mensajes, siguieron las insistentes miradas, invitaciones y hasta correos electrónicos al correo institucional ¡yo no contestaba, ninguno era para cuestiones laborales!
Era mi jefe, sus mensajes me provocaban miedo, cansancio, angustia. Aparte de todo su carácter me atemorizaba, se enojaba y me reclamaba, yo opté por mentir  “no te contesté porque no tenía datos en celular, no me llegó el correo”.
Incluso en los convivios fuera del trabajo con compañeros solo me vigilaba e incluso hablaba de mí con mis compañeros, ellos me lo decían.
Una sola vez me llevó a mi casa al regresar de realizar visita de revisión a un municipio ese día me dirá “estoy enamorado de ti”.
Su dicho me enojó y ofendió, ¡era mi jefe!  y adicional un hombre casado. Lo que yo aprendí en casa me hizo rechazarlo de inmediato, así me lo inculcaron mis padres.

Evadir fue las estrategia de Ana para sobrellevar sus condiciones laborales frente a un jefe que en claro abuso de autoridad pretendía ejercer control sobre ella más allá de las dinámicas de la oficina, para ese entonces sus compañeros ya se había percatado de lo que ocurría, algunos le invitaban a ceder a pretensiones, otros tantos le mostraban solidaridad, también estaban quienes se burlaban y naturalizaban los hechos “esto ocurre en todas las oficinas, es tu oportunidad de ascender”. Ana recuerda que incluso recurrió a la mentira del “novio imaginario”, ingenuamente creyó que eso lo detendría, no ocurrió así.

…2013 y 2014  fueron los años más difíciles de aguantar, en algún momento en un convivió laboral me siguió hasta mi carro, me espanté y de inmediato tomó mi cabeza con tal fuerza para besarme, me inmovilizó. Cuando me estaba dando el beso pensaba ¿qué hago?, me detuvo su fuerza, impresionante. Aguante ese momento eterno, regresé a casa muy intranquila ¿cómo será mañana que lo vea? Al día siguiente me mandó un correo para preguntarme ¿cómo estás? Le siguieron las reiteradas frases “me interesas”, acompañadas de “no se lo comentes a nadie”.

Después de esos meses de estrés, este hecho originó que optara por esconderme, no entrar a su oficina a menos que fuera muy necesario…

Ana una mujer de muchos silencios, de personalidad reservada, entonces más tímida  que ahora, recuerda que cuando ella recién se integró a esta Coordinación, a cargo de David Pérez, había una joven de una personalidad parecida a la de ella. Entonces, ella no entendía por qué la compañera hablaba poco con el resto de sus compañeros, porque estaba saturada de trabajo y porque parecía incómoda permanentemente. Al poco tiempo de llegar Ana a este equipo la chica se iría, a distancia  realiza conjeturas en torno al comportamiento de esta joven quien muy seguramente antes fue otra víctima de David, hoy entiende su comportamiento, alguna vez ella le dijo abrumada es que me dijo que estaba enamorado de mí.

…Yo no supe cómo orientarla, no sabía que era acoso. Hasta que comenzó conmigo, elige perfiles introvertidos, sabe que difícilmente nos defenderemos… Alguna vez nuestra entonces jefa de departamento, C.P. Ma. Lucía Jaime Rodríguez, al acercarme a quejarme me diría “sabes que no eres la única, ya han venido varias a quejarse, esto ya se sabe”…

En agosto de 2013 se ajustan los equipos, eso será un respiro para Ana. Seguían coincidiendo, de forma provocada por él en pasillos, los baños se convirtieron en resguardos seguros. Decide bloquearlo de todos los medios de comunicación ya no era mi jefe.  Sin embargo eso lo intranquilizó más y comenzó a buscarla, la vía era el correo institucional. Ana conserva cada uno de esos mensajes que hoy forman parte de la carpeta de investigación. En alguno de los correos le escribe, incluso, que ya entendió que su acercamiento le molesta a Ana, promete no hacerlo más. No lo cumplirá.  Esta insistencia hará que Ana acuda con su superior Víctor Sánchez Lagunas, era diciembre de 2014.

En esta entrevista ella le hará saber que ante la posibilidad de reestructura ella no quiere volver a ser parte del equipo de David, la respuesta es ¿segura que te está molestando?, haber enséñame la evidencia. Ana deberá mostrarle, para acreditar su dicho que por sí mismo no fue suficiente, la serie de mensajes que llevaba consigo. Después “de revisar” los contenidos Víctor Sánchez “le confirma” si te está molestando, yo voy hablar con él y le voy a poner las cartas sobre la mesa y si te vuelve a molestar vienes a decírmelo. Este fue el discrecional, y cuestionable,  manejo institucional preliminar ante la denuncia expresa de Ana.

En octubre del 2016 por ajuste de actividades Ana regresará a trabajar bajo el mando de David Pérez, lo hará sin intermediarios, aún y cuando “una de las medidas” ante la queja verbal con su superior había sido que todo asunto relacionado con David lo verían con algún compañero que fungiría como intermediario. Si bien los primeros días el trato fue cordial con el paso del tiempo el acoso continúo dejando de lado las invitaciones para pasar a los reclamos sobre lo que Ana estuviera haciendo en su vida privada, algunas interrogantes habituales, ¿a dónde fuiste? ¿Me dijeron que saliste con…? Su carácter comenzó a ser más irascible en espacios laborales, sus compañeros de oficina seguían siendo mudos testigos, algunos solo les provocaba risa.

…A raíz de la denuncia pública uno de mis compañeros de la oficina se me acercó y se disculpó, me dijo que sentía mucha pena conmigo porque cuando veía lo que ocurría con David a él le daba risa, me da mucha pena contigo, me siento culpable yo me di cuenta de muchas cosas que te hacían y no hice nada…
…Yo tranquilicé a mi compañero diciéndole que no debe sentirse mal, yo misma  en aquellos momentos no supe reaccionar, o como pararlo,  mucho menos los que me rodeaban…
…La verdad es que mucha gente lo sabía, y nadie le ponía un alto…

En esta dinámica  institucional de ignorar, violentar y minimizar la denuncia ya conocida de Ana, la vida laboral continúa a los siguientes meses, en mayo 2017,  será enviada con David Pérez a Puebla por espacio de dos días para una visita con proveedores. Alterado, interpelará a Ana sobre la queja que había realizado con su jefe Víctor Sánchez, ella le confirmará que sí lo hizo.

Este hecho irrumpirá una relación laboral marcada por el acoso sexual para agregar acoso laboral. A su regreso de Puebla, las cargas de trabajo se multiplicarán, la no asignación de personal para sacar adelante tareas, la ampliación de jornadas de forma abrupta, la asignación de tareas fines de semana con tiempos de entrega absurdos.

Comenzarán los gritos, él buscará cualquier pretexto para exhibirla y violentarla “con argumentos laborales”, paralelamente propiciará el aislarla del resto de los compañeros para asignarle grandes cantidades de trabajo como castigo individual.

…era una carga laboral que superaba todas mis capacidades, no eran metas alcanzables… Mientras él gritaba yo cerraba los ojos…
…seguían sus miradas morbosas y tocaba o sobaba su computadora con sus dedos de la mano derecha de abajo hacia arriba y sin quitarme la mirada me hacía sentir muy incómoda por lo que me volteaba hacia la pared…

Una institución pública encargada de combatir la corrupción en el estado de Guanajuato se mantuvo complaciente de estos hechos, como si acosar y proteger al acosador no fuera en sí mismo un acto de corrupción. Es entonces que Ana acudirá  con el Auditor Especial de Cumplimiento Financiero, Iller Cerca Martínez el día 3 de mayo de 2018, al exponerle todo lo que ocurría la respuesta fue una canalización, no así un acompañamiento, con los miembros del Comité de Igualdad Laboral y No Discriminación del Congreso del Estado. Eran los días 11 y 18 de mayo, la recibirá el Lic. Jorge Daniel Jiménez Lona, quien le propone un cambio de lugar de trabajo “de la ASEG al Congreso”, en segunda fecha, con Lic. Eduardo Aboytes, este último al escucharla le propone “un cambio de área al interior de la ASEG” al tiempo de decirle  por primera vez: “lo que usted vive es acoso laboral”.

Al ver que nada ocurrió después de estos tres acercamientos, y al continuar el hostigamiento recrudecido con la información que David Pérez “sobre la asesoría” que estaba recibiendo Ana, ésta opta por acudir con Auditor Superior, Lic. Javier Pérez Salazar, lo hará para avisarle que acudirá a Contraloría a presentar su queja, “hágalo, le asignaré dos personas: el Director Jurídico y el Director de lo Contencioso Administrativo”. Al llegar a Contraloría será atendida por su titular, CP Rafael García, quien le asigna a otro abogado, para ese momento ya se había retirado el Director Jurídico que la acompaña inicialmente.

El proceso de atención en Contraloría será bastante cuestionable, al no recabar la información que la denunciante externaba, lo dicho le era acotado reiteradamente. Saldrá de este lugar dos horas y media después con una cuartilla. El argumento fue usted debió llegar con una relatoría ya hecha.

En lo que pareciera una respuesta institucional, David Pérez es ascendido el primero de agosto por su jefe directo, el Lic Iller Cerca Martínez, quien fue de los primeros en conocer los hechos que lo señalaban como un acosador.

Cuatro años en una hoja. Ana decide acudir al Instituto de las Mujeres Guanajuatenses (IMUG) en busca de asesoría. Lo que ella quería saber era cómo nombrar lo que estaba viviendo. Ahí le indicarán por primera vez lo que tú vives es hostigamiento sexual combinado con acoso laboral e insinuaciones. Le ofrecerán apoyarla en ampliación de declaración, asesoría legal y terapia psicológica. Acudiría dos veces solamente a esta instancia.

La ASEG seguía en silencio, para acudir a cada diligencia Ana solicitaba permiso indicando a donde acudiría, lo hacía ella con sus propias circunstancias. Así llegaría al Ministerio Público el 25 de junio, lo hará para presentar denuncia por hostigamiento sexual y lo que resultara.

… La primera vez que acudí al MP me fue muy mal, me decían que estaban caducos los hechos. Me insistían que mi declaración debía ser rápida y corta… Opté por inicial al revés de 2018 para atrás. Eso las molestó más. Hasta que me atendió la titular la Unidad. Era la agencia especializada de atención a las mujeres…
…Luego regresé para mi evaluación psicológica, ahí ya no me gritaron. Me dieron un buen trato  a pesar del tiempo que duré ahí 9 de la mañana a las 13 horas…
…Una tercera vez para otra prueba psicológica… el tipo de  pruebas me generó la sensación de que estaban evaluando a alguien con locura…

En tanto Ana continúa con sus labores en oficina, sobreviviendo a ambiente hostil entre permisos para buscar alternativas de ayuda y asignación de tiempos para cumplir con tareas encomendadas, es que decide hacer público su testimonio a un medio de comunicación. Lo hizo con documentos en mano que daban cuenta de su recorrido por las instancias que se supone están obligadas a dar respuesta y no solo canalizaciones o eternas esperas, vistas más como gestos de complacencia e impunidad para el señalado.

..Fue un grito de desesperación, sentía que nadie me escuchaba, ocurría… Acudí también con la Diputada Presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso, Alejandra Torres Novoa,  me dijo que revisaría…
..No fue sencillo hablar, pero debía hacerlo, aún sabiendo que mi nombre al hacerse público era una condición de riesgo para perder mi trabajo o tener otro tipo de represalia… Mi familia no sabe nada de los hechos, lo he ocultado por temor a preocuparlos, mi madre está enferma, no puedo preocuparla… Aún así salí a medios, es la ventana de que me quedaba por cruzar en busca de justicia…

El pasado viernes 17 de agosto media cuartilla de un medio estatal llevará el testimonio y denuncia de Ana. El lunes 20, el señalado, David Pérez,  “renuncia a su cargo para enfrentar el proceso”. No se trata de un acto de justicia, ésta sigue siendo la asignatura pendiente.

El martes 20 de agosto Ana será invitada al despacho del  Auditor Superior, Lic. Javier Pérez Salazar, tú caso Ana ha generado un fuerte impacto, debemos modificar la forma de funcionar de los proceso de la ASEG. Abordan ausencias y necesarias medidas en materia de acosos y hostigamiento para Ana y el resto de las compañeras, las irregularidades en la asignación de plazas y concursos, las prácticas de premios y castigos “para las mujeres”. Él se compromete a realizar modificaciones en lo inmediato, empezando por el diseño de un Protocolo con el que no cuentan el del Congreso no aplica a la ASEG. En lo que a ella toca le ofrece regresarla al espacio físico que tenía previo a ser aislada  por su  ahora ex jefe.

Al término de esta reunión, se encontrará por petición expresa del interesado con el Contralor, Rafael García quien le expresa el compromiso de imparcialidad y de dar continuidad a la investigación: “no se va archivar”.

Finalmente se reunirá con el Presidente del Comité de Igualdad Laboral y no Discriminación, Cristian Cruz, quien le externa una disculpa institucional y el compromiso de la no repetición de los hechos.

Al término de las entrevistas Ana regresará a su lugar, lo hará para concluir múltiples tareas, al  caminar por los pasillos recibirá varios comentarios alentadores de sus compañeras y compañeros. Le hacen saber su reconocimiento por haber roto las reglas del silencio, confían en que varias situaciones de acoso y hostigamiento dejen de presentarse y ser prácticas comunes, naturalizadas al interior de una instancia que promueve la erradicación de la corrupción al exterior, al interior, la gracia a los suyos.

…si hoy yo supiera de una mujer que está viviendo lo que yo viví, mi consejo sería denunciar directamente al ministerio público, que no esperara y no acudiera a instancias internas, no sirven, no funcionan; aumentan el miedo, la ansiedad y la fundada sospecha que protegerán a los que acosan… ellos se saben confiados porque tienen poder y eso les genera alianzas e intercambio de protección… la ASEG es un vivo ejemplo de esto.

Pd. El viernes 17 de agosto al aparecer la denuncia en medios, personal de la Procuraduría de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato se presentó con Ana y desde el pasado lunes está presentada la queja.

Se trata de la tercera investigación abierta al día de hoy, Ministerio Público, Contraloria y Pdheg deberán hacer su trabajo, el que no han hecho en días previos.

 

7 Comentarios
  1. Dave Herrera dice

    Es indignante el hecho de que alguien haya estado acosando sexualmente y laboral a una empleada por 4 años, pero es igual de indignante el actuar omiso de Lic. Javier Perez y su achichincle Lic. Iller Cerca con su bíblico “me lavo las manos” pues en lugar de iniciar un proceso interno de investigación y estar al pendiente de su Institución y resolver sus propias situaciones optan por canalizar a C. Ana Laura a otras instancias como si no fuera asunto de casa propia. ¿Y dónde está su autonomía técnica, de gestión y presupuestaria, en el ejercicio de sus atribuciones y para decidir sobre su organización interna, funcionamiento y resoluciones que menciona el artículo 4 de la Ley de Fiscalización Superior?

    Al saber lo que sucedía y dejar proseguir la situación se convierten en cómplices, encubridores y solapadores del acoso. Si COMPLICES, en las declaraciones de CP Ana Laura, advierte que el Lic Iller Cerca supo primeramente el hecho y en lugar de investigar el hecho en su área, decide ser omiso. Y como no habría de serlo, si siempre ha dicho a todo mundo que el acosador C. David Perez, es su mano derecha y en quien se recarga en sus decisiones, por lo que, prefiere la ignorar los reclamos de C. Ana Laura dejándola en la misma área a que siga incrementado la situación ahora siendo violentada psicológicamente de manera verbal con los gritos por parte del acosador de C. David Perez.

    El Lic. Iller Cerca no solo no ayudó a C. Ana Laura, sino que prefirió separarla a ella, que era la víctima, en lugar separar al acosador C. David Perez, e investigar si había mas casos similares respecto a su actuar, que en el dicho de C. Ana Laura hay mínimo otra persona en la misma situación.
    Y como no había de hacerlo si de sobra se sabe que el Lic. Iller Cerca no sabe ni donde está parado, si desde que era titular del área Jurídica era un neófito durante todo su actuar, ahora imaginemos lo que hace y decide en un área de Cumplimiento Financiero que no sabe que es ni para que sirve una contabilidad gubernamental.
    Es entendible que prefiera mover de área a la víctima que enfrentar al acosador, al punto de no solo defenderlo sino asesorarlo en el proceso, ya que de caer su protegido sabe que el también peligra al evidenciar su ignorancia. Ejemplo vivo del dicho “Cuando te mueres no sabes que estás muerto, no sufres por ello, pero los demás si. Lo mismo ocurre cuando eres ignorante”
    Y Para rematar el hecho, se muestra la complicidad del Lic. Iller Cerca al amañar una convocatoria para “premiar” al acosador de ASEG, ascendiéndolo a Asesor Directivo. Si, amañar, sabiendo la situación y no haciendo caso de recomendaciones de un despacho externo que aplicó un examen psicométrico mencionando que el C. David Perez era poco viable para ser Asesor Directivo, lo califica de manera sobresaliente. como se ve en la respuesta por acceso a la información que se obtuvo a través de una solicitud respecto al proceso de la convocatoria que se realizó para Asesor Directivo, la convocatoria AECF/13/015.

  2. A dice

    Es muy lindo tu apoyo y tu gran labor. Eres una persona muy preparada. Tu nota trasmite todo lo que se vive en este tipo de situaciones.

  3. Águila Real dice

    No sólo el acosador se debió ir e iniciarse los procedimientos de investigación administrativos y ministerial respectivos en su contra para sancionarlo, sino también se deben ir, ya sea por renuncia o ser despedidos, y ademas directitos al Ministerio Público, los demás servidores públicos que menciona la denunciante, tanto de la ASE como del Congreso del Estado, porque tuvieron conocimiento de esos hechos y a sabiendas de ello no lo denunciaron, ni hicieron nada, lo que mínimo los hace responsables del delito de encubrimiento. Lo anterior no es subjetivismo ni venganza, está en el Código Penal.

  4. Qpasa¡¡¡ dice

    El Auditor Especial de Cumplimiento Financiero debe de ser una persona que conozca de NIAS, Contabilidad Gubernamental,etc. El Auditor Superior al colocar en ese puesto a su amigo Iller Cerca dejo desprotegido el área de auditoría. Cuál fue el fin de colocarlo en ese puesto, acaso mas corrupcion¡ El Lic. Iller Cerca todos saben q no fue el mejor estudiante en la carrera de derecho, que se puede esperar de su desempeño en un área tan técnica como lo es la auditoria

  5. Señor X dice

    Y es solo la punta del aisberg, todos los altos mandos de ASEG son amigos traídos por eso sin tener perfiles. En 4 años echaron a perder la reputación que costó más de 10 años. Casos de nepotismo, acosos y cobro de dinero a cambio de ocultar la corrupción se even por doquier al Interior de ASEG y nadie hace nada. Es tiempo de cambiar de auditor y directores

  6. ASE dice

    Hagan una revision de los procesos de asignacion o ascensos, ya que por mas que te esfuerces en el trabajo y tengas la preparacion se los dan a sus amiguitos que algunas veces aun ni el titulo tienen. Me tocó ver de cerca que el director de area les decia a sus niños que prepararan el examen para concursar un ascenso, es decir ellos mismos hacian las preguntas del examen y ellos mismos los contestaban. Revisen esos procesos.la contraloria del congreso o una empresa external, ya que empezando por la asignacion de los puestos no es justa y que decir de los despidos injustificados donde no te dan una razon clara sobre el despido, solo un dia lo deciden y sin mas so no firmas te tachan de conflictivo y que ya no tendras oporunidades para buscar trabajo en gobierno. Foco en la asignacion y ascensos ahi hay mas corrupcion porque se creen con el poder y hacen lo que les da la gana.

  7. Martha dice

    Así es como lo comenta la compañera Ana siempre es lo mismo las instancias internas se hacen de la vista gorda. Siempre se ponen de parte de los agresores revictimizando a las mujeres. Y es irónica la pregunta ¿Por qué muchas veces las víctimas no denuncian? La respuesta es obvia, es por que este sistema es corrupto y es así que impera el machismo ante todo. El pueblo ya está cansado de lo mismo, hay que ver todas las afectaciones que tiene que padecer una mujer, primero para tener el valor de atreverse a denunciar, a ser señalada, a contestar una y otra vez las mismas preguntas y lo que es lo peor a recordar cada momento en que fue acosada o abusada. Considero que hay que ser mas humanos y tener más tacto en cómo es que tratan a las mujeres valientes que se atreven a denunciar a sus agresores. Por estos tratos que reciben las víctimas es que no se atreven a denunciar muchas veces a sus agresores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.